¡Comidas felices! 5 consejos prácticos para lograr un entorno positivo alrededor de la alimentación

¡Comidas felices! 5 consejos prácticos para lograr un entorno positivo alrededor de la alimentación

La hora de comer también es un momento para compartir en familia, donde tu hijo disfrutará de sus alimentos y la interacción con sus padres. Descubre algunos consejos prácticos para este momento. 

Un entorno positivo alrededor de la comida facilitará que tu hijo tenga una mejor relación con la alimentación infantil y que perciba este proceso como algo natural y placentero, lo que ayudará a que se acerque y explore los alimentos nuevos, de esta forma su alimentación será diversa y óptima. 

¿Cómo lograr esto? ¡Tenemos buenas noticias! Ayudar a que tu hijo tenga una buena relación con la comida puede ser más fácil de lo que parece, lo más importante es que todo este proceso lo hagas con amor y paciencia.

¡Un ambiente agradable para la alimentación infantil! 

El entorno familiar influye mucho en la relación de tu hijo con la alimentación, porque él aprende de los hábitos alimentarios de los adultos cosas como los horarios, el uso de los utensilios y la preferencia de alimentos. Por esta razón es importante que toda la familia esté involucrada en el proceso de nutrición de tu pequeño, ya que son quienes determinan qué alimentos están a disposición de él y cuáles son las reglas que se usan a la hora de comer.

Un entorno apropiado es: 

  • Cálido y seguro.
  • Libre de conflictos y presiones por parte de los padres.
  • Estructurado y dedicado especialmente para la comida.
  • Proporcionar alimentos adecuados, nutritivos y seguros para el desarrollo de tu bebé.
  • Lleno de respeto, donde no se sobrepasen los límites de tu bebé.
  • Y permite compartir el proceso de alimentación en familia.

5 recomendaciones prácticas para lograr un entorno positivo alrededor de la comida

  1. Utiliza el entorno donde habitualmente la familia consume alimentos como el comedor y evita dar alimentos en lugares no diseñados para este fin como la sala, la habitación, etc.
  2. Facilítale a tu bebé instrumentos o utensilios para comer como platos, vasos, tenedores y cucharas; permite que pueda manipularlos fácilmente de acuerdo con sus capacidades. Procura que sean atractivos visualmente, que no se rompan fácilmente, se limpien con poco esfuerzo y permitan porciones adecuadas según la edad de tu hijo. 
  3. Establece horarios estructurados para las comidas en familias y trata de cumplirlos. Procura no prolongar los momentos de alimentación, máximo 25 a 30 minutos.
  4. Habilita un lugar específico para que tu hijo pueda sentarse con comodidad y le facilite una postura recta, alineando su cabeza, el cuello y el tronco; que sea seguro y no se caiga con facilidad, pero que a su vez le permita interactuar con la comida y con su familia, por ejemplo, una silla comedor para bebe.
  5. No permitas distractores en la mesa, como el televisor, celular, juguetes, etc. y evita tocar temas conflictivos, discusiones y malos tratos en el momento de la alimentación. Por el contrario, trata de facilitar este espacio para la conversación.

Recuerda que también es importante identificar lasseñales de hambre y saciedad de tu bebé, ser paciente y esperar a que acabe, ya que tu hijo no come a la misma velocidad que tú, ni en las mismas cantidades.

 

Resuelve los conflictos con amor 

Cuando tu hijo no quiere comer y hace una pataleta no le ofrezcas más comida ni lo fuerces a comer, porque puede presentarse un episodio de ahogamiento. Debes dejar que tu hijo se calme solo, asegurándote de que no se haga daño. Trata de tener paciencia y no regañarlo, para que él se dé cuenta de que estás presente y a su lado. Tu bebé no entenderá un llamado de atención en el momento de la pataleta sino cuando ya está calmado. 

Después de que pase esto debes averiguar cuál fue el motivo de la pataleta: ¿está llamando tu atención?, ¿no quiere comer más?, ¿no le gusto un alimento? Y es importante que le asegures que si no quiere más comida o no le gusta un alimento se respetarán sus límites, pero que en una próxima ocasión debe indicarlo, ya que con las pataletas no se logra nada. 

Si este comportamiento es repetitivo y muy disruptivo es importante consultar al pediatra.

Recuerda que el momento de la alimentación debe ser percibido como una función natural, que es parte de la vida en familia, así como dormir o bañarse y que debe ser un espacio donde tu bebé también pueda participar no solo comiendo, sino también ser incluido en la conversación y en el compartir de toda la familia ¡Acompáñalo y edúcalo con paciencia! 

 

Dra. Ana María Cadavid

Pediatra.

También puedes hacer de las comidas un momento muy especial con deliciosas preparaciones ¡Ingresa a nuestra sección de Recetas y descúbrelas!



Te gustó
DISLIKE