¿Sensibilidad al gluten en niños? ¡Tranquila! Aprende a reconocerla y manejarla

¿Sensibilidad al gluten en niños? ¡Tranquila! Aprende a reconocerla y manejarla

Tu hijo puede presentar distintas alergias o intolerancia a algunos componentes de los alimentos, pero no debes alarmarte. Descubre qué hacer si tu hijo tiene sensibilidad al gluten. ¿Tu hijo tiene alguna manifestación inusual cuando consume ciertos alimentos? Puede ser que esté presentando intolerancia o sensibilidad al gluten, pero no se alarmen mamás y papás, su hijo puede llevar una vida normal, aunque presente esta sintomatología.

Antes que nada, es importante aclarar qué es la sensibilidad al gluten y cómo se diferencia de la enfermedad celíaca, que es otra condición.

¿Qué es la sensibilidad al gluten? 

La sensibilidad al gluten es muy parecida a cualquier otra alergia o intolerancia y se presenta cuando el niño consume alimentos que contengan trigo, cebada o centeno. No hay examen preciso para detectar este tipo de sensibilidad; su diagnóstico es mediante el descarte, es decir, el niño puede presentar síntomas de la enfermedad celíaca, pero al momento de hacer los exámenes el resultado es negativo, entonces a partir de su historia clínica, y la evaluación de otros factores se diagnostica al niño con sensibilidad al gluten no celíaca.

Pero ¿Cuál es la diferencia entre enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten? 

La enfermedad celíaca es una condición genética crónica por alergia al gluten y que afecta el intestino delgado, lo que impide que el niño pueda absorber los nutrientes de los alimentos, esto afecta su peso, su crecimiento y desarrollo, así como su salud en general. Aproximadamente entre 35% a 40% de las personas pueden portar estos genes celíacos; pero ser portadores no significa que se vaya a desarrollar la enfermedad. 

Los niños que tienen mayor riesgo de tener esta enfermedad son hijos de padres que tienen celiaquía, niños con Síndrome de Down, niños con diabetes tipo 1, con deficiencia de inmunoglobulina A, o niños con síndrome genético de Williams o Síndrome de Turner.

 

Esta enfermedad sí puede ser detectada con un examen de sangre, genético o con una endoscopia, a diferencia de la sensibilidad al gluten, que no puede ser diagnosticada con un examen puntual.

Síntomas de la sensibilidad al gluten

Ten presente que no es muy común que un niño menor de dos años presente esta sensibilidad. Durante la alimentación complementaria tu hijo está en una etapa en la que puede ser sensible al gluten o a otros alimentos nuevos que esté ingiriendo. Si crees que tu hijo está presentando sensibilidad al gluten estos son algunos de los síntomas: 

  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Gases o flatulencias 

En algunos casos también se manifiesta a través de:

  • Eczema en la piel (respuesta inflamatoria en la piel, que se puede manifestar como lesiones rojas o rosadas, que suelen generar picor e hinchazón)
  • Vómito 

Además de estos síntomas, puedes detectar la sensibilidad al gluten si en el seguimiento con el pediatra, tu hijo no tiene un crecimiento suficiente según la etapa en la que se encuentra. Los síntomas pueden ser diferentes dependiendo de la edad. 

¿Qué hago si mi hijo tiene sensibilidad al gluten no celíaca? 

¡Tranquila! tu hijo puede llevar una vida normal si presenta intolerancia al gluten diagnosticada. Recuerda que lo importante es cuidar su alimentación y reemplazar los alimentos que tienen ingredientes con gluten. 

Estos son algunos alimentos que contienen gluten: 

  • Pan 
  • Algunas pastas
  • Alimentos que vienen apanados 
  • Sopas en sobre o cubitos de caldo
  • Embutidos 
  • Tortillas 
  • Muffins y todo lo de panadería
  • Salsa de tomate y mayonesa

En general, todos los alimentos que estén hechos con harinas contienen gluten o trazas del mismo. A la hora de reemplazar estos alimentos o sus ingredientes ten en cuenta que hay productos en los que, al eliminar el gluten, también se excluyen algunas vitaminas y otros nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo de los niños. En estos casos, es importante ir de la mano de un especialista, ya que pudiera ser necesario complementar a tu hijo con multivitamínicos.

¡Mantén la calma! Tu hijo crecerá sano y fuerte

Es muy importante que la intolerancia al gluten sea diagnosticada, ya que no se deben asociar los productos sin gluten a una alimentación balanceada. Actualmente, puedes encontrar muchas opciones en el mercado de productos que están hechos para los niños que no pueden procesar el gluten; combínalos con alimentos naturales como los lácteos, frutas, verduras, proteínas, granos, para que puedas lograr una alimentación adecuada y variada.

También es momento de poner la creatividad a toda máquina y realizar nuevas preparaciones y recetas, en donde sustituyas las harinas por otros ingredientes; todos en casa se sorprenderán con la gran variedad de opciones y las deliciosas recetas que se pueden hacer.

Tu hijo puede llevar una vida normal sin que esta sensibilidad afecte su día a día. Recuerda leer las etiquetas nutricionales, y también estar acompañada de un pediatra y un nutricionista para diseñar su plan de alimentación, de esa forma te aseguras de que su crecimiento y desarrollo sea adecuado ¡Aliméntalo con amor!

Dra. María Catalina Bagés Mesa

Pediatra y Nutrióloga Pediatra

¿Quieres conocer más consejos de los pediatras sobre la nutrición de tu hijo? Únete al Club Mamás y Papás Alpina y entérate mes a mes de todas las novedades que tenemos para ti.


Te gustó
DISLIKE